Mandarinas y pomelos con aguas depuradas

Una tesis doctoral demuestra que, las aguas depuradas que contienen alto nivel de salinidad, “no son perjudiciales” para mandarinas y pomelos. En el caso de la mandarina, se reduce la cantidad de producción alrededor de un 5%, en cambio, la calidad del fruto ha mejorado consiguiendo más dulzor y manteniendo su calibre. Por otro lado, el pomelo es más resistente y la cantidad de producción se mantiene además de incrementar el dulzor como en el caso de la mandarina. Noticia completa en LaOpinionDeMurcia.

Seguir leyendo ...